Infofrut Argentina

Preocupa la crisis del Mercado Central

6 minutos de lectura

El 14 de junio de 1997 se publicaba una nota de Informe en el diario Ambito Financiero de la que publicamos algunos párrafos sobre la situación de ese momento, cuando se espera actualmente el nombramiento de los nuevos Directores correspondientes a los gobiernos de la Nación y la Provincia.

“Algo huele mal en el Mercado Central de Buenos Aires y no precisamente en los contenedores de descarte ni en la nave del pescado.

La silenciosa renuncia del interventor, el ex diputado nacional Ricardo Re, estuvo precedida de una sorda lucha interna.

Al parecer, el factor desencadenante fue la aparición de un fuerte déficit económico en la gestión de la intervención RE, que se estima en más de dos millones de dólares, cifra que, se estima, son las entradas mensuales del Mercado.

En noviembre de 1995, el ex comisario Patti era reemplazado por RE y aquel declaraba entonces que dejaba un superavit económico de 4 millones , además de haber limpiado el Mercado de “Batatas”, y con alrededor de 400 empleados contra 1.200 que se alcanzaron en las administraciones  justicialistas y radicales que se sucedieron a lo largo de 12 años.”.

Y continúa:

“La gestión de Re se caracterizó por una intensa actividad ‘hacia afuera’ del Mercado: campañas callejeras con afiches, revistas, viajes, muchos viajes a todo el mundo con sus asesores, e invitados, y actividades no precisamente dirigidas a mejorar la comercialización frutihortícola, cual es su función.

“El otro problema fue el tema del peaje. Juna `llicitación`que se habría realizado el año pasado para cobrar peaje dentro del área del Mercado otorgó en noviembre del `p6 a la empresa Sovmer un plan de `reordenamiento y control vehicular`que según su jefe de servicio Osvaldo Placeres, le costó 4 millones en infraestructura para mejorar las playas de estacionamiento y varios servicios que brindaría, entre otros, el de vigilancia, aunque en el Mercado existe una seccional policial. El peaje para los 5.500 vehículos que ingresan diariamente al Mercado amortizaría la inversión. Durante los 4 años de la concesión, la firma costearía los sueldos de 180 empleados que realizarían las tareas señaladas.

Sovmer es una Unión Transitoria de Empresas integrada por Urbasef y Prisa SA. filial ésta de Prosegur  una firma española.

Cuando se supo de la implementación del peaje se produjo una oposición unánime de todos los que trabajan y operan en el Central. La reacción general habría provocado un conflicto interno entre los que se oponían a dicho tributo y los que ya habían lazado todo el operativo  y adjudicado el contrato.

Su incumplimiento y la iniciación de un nuevo juicio millonario que se sustancia en Morón, habrían hecho apresurar la renuncia del interventor Re.

Empleados del Central hablan ahora de un interventor que se desplazaba diariamente a Luján, custodiado por un vehículo de apoyo y de seguridad , que había instalado puertas electrónicas en su despacho y un largo anecdotario de actitudes y comportamientos  extraños.

También se escuchó decir que nunca antes tantos funcionarios del Mercado Central viajaron tanto al exterior en tan poco tiempo. Europa y Brasil parecen ser los destinos más visitados.

Poco antes el Central había invitado y financiado el viaje de unos 60 funcionarios de la Unión Mundial de Mercados por varios días a Buenos Aires a realizar una reunión interna nada más que para destacar el cargo de vicepresidente del ex diputado Re en esa Unión. La generosa invitación le costó por lo menos 300.000 dólares al Mercado. Y ya preparaban las valijas para una nutrida delegación de funcionarios e invitados, concurrieran al congreso en Florencia. En el interin, hubo varios viajes a Brasil y Francia.

A quien esto escribe la resultó imposible tener información oficial sobre la cantidad de viajes realizados por funcionarios del Central, siempre  con el interventor a la cabeza, porque en el Mercado nadie se presta a entrevistas. El  subinterventor Carabello, no las acepta si no son por escrito y está tratando de apagar algunos incendios provocados por el renunciante. Recurrió para ello a dos funcionarios de la intervención Patti, el abogado ex comisario Santos, quien sería su mano derecha, y el señor Larripa.

La nota –que sintetizamos- finalizaba así:

“Hay quienes hace un cálculo del negocio inmobiliario que implica hoy el Central, que tiene 540 hectáreas, de las cuales 330 son para actividades varias. Comenzó poco antes de la intervención Patti, que hizo construir una pirámide que prácticamente no se usa; grandes depósitos de COTO, paseos de compras, depósitos varios, fábricas de pastas, establecimientos comerciales de todo tipo, cuyo valor unitario sería $2 el metro cuadrado en lotes de 750 a 1.500 metros. Y a pesar de estos ingresos, se afirma que el Mercado acumuló un défcit superior al monto de las entradas mensuales por servicios, tasas, alquileres, etcétera. También se habla ahora de las disputas sobre el destino de la ex nave de pescados. También se ha denunciado que se la pagaban 400.000 pesos mensuales a la empresa que hace el servicio de limpieza en el Mercado, lo que parece exagerado.

Al parecer, De la Rúa espera para recién normalizar el Mercado. Mientras tanto el Mercado Central es una caja llena  de sorpresas. Los pasillos son un hervidero de comentarios.

Lo cierto es que tanto en las administraciones  radicales como en las justicialistas los directores del Mercado acumularon fama de burócratas e ineficientes, de llenar de amigos partidarios la administración y de viajar a todos los Mercados del mundo para contar las bondades de nuestro Mercado Central.

Respecto a a la función del Central sobre la comercialización frutihortícola, en una época dominada por los supermercados, nada.-“

Nota de la Redacción

En ese momento regía la Convertibilidad y poco después reaparecería el ex ministro de Menem  con las consecuencias de la caída del gobierno De la Rua – Cavallo.

[read_meter]

Seguinos en redes

Recibir Newsletter