Infofrut Argentina

Unión Europea y Mercosur

3 minutos de lectura

El Tratado UE-MERCOSUR recién ha iniciado el  debate  en el Parlamento de la Unión Europea que lo traducirá y aprobará para que luego lo traten los  Parlamentos de los países miembros.

El  Acuerdo: “es el más grande y ambicioso que encaramos hasta ahora”, dice quien participó  de las negociaciones durante varios años y lo dice frente a veinte periodistas sudamericanos –entre ellos Infobae de Argentina- que asistieron a un seminario sobre el “funcionamiento de la Unión Europea”.

El “Acuerdo” del Tratado UE-MERCOSUR fue firmado el 28 de junio de 2019

Mientras tanto, se está haciendo el estudio del modelo econométrico y de impacto comercial y medioambiental del acuerdo y son expertos de la London School of Economics quienes están a cargo del estudio.

Pasaron ya varios meses desde aquel día  en el que se firmó el acuerdo de asociación que pareció destrabar las negociaciones. En el medio hubo elecciones en Argentina y en Uruguay y también cambios en las altas esferas de la U.E. más la instalación del nuevo Parlamento europeo, surgido de las elecciones que dejaron un nuevo mapa de formaciones políticas.

Se estima que el proceso de ratificación por los países del Mercosur y el Parlamento y los jefes de Estado de los países miembros puede llevar años.

La firma de los negociadores marcó, apenas un nuevo comienzo ya que el proceso de ratificación podría demandar hasta veinte años, señalan en Bruselas:  quienes deben ratificar el acuerdo son el Consejo europeo (integrado por los jefes de Estado, pero también los diferentes parlamentos nacionales en Europa y en los cuatro del Mercosur.  Sin embargo, si alguno de los países del Mercosur no quiere firmar, se decide  lo que se llama la aplicación provisional del acuerdo entre la UE y los países que acepten seguir adelante, lo que podría llegar a ocurrir, por ejemplo, si Argentina se opone a la firma.

Hasta ahora ninguno de los gobiernos del Mercosur dio instrucciones de retirarse de la negociación.

En términos generales, para Europa, el tratado de libre comercio significaría, básicamente, la abolición de los altos aranceles sobre los productos industriales de la UE que se exportan al Mercosur. Por su parte, los productos agrícolas de los cuatro países sudamericanos podrían tener libre  acceso al mercado europeo.

El  sector agrícola europeo  que viene sufriendo grandes recortes de subsidios y a quienes un acuerdo de esta naturaleza los dejaría  en una situación muy desfavorable, como se ha manifestado en las grandes protestas en España e Italia. los grandes proveedores  del sector frutihortícola  en particular.

La mayor resistencia en los países latinoamericanos es que el Acuerdo termine por congelar la matríz productiva  y sigan siendo proveedores de materias primas ya que se agravaría su dependencia industrial. La respuesta del eurodiputado italiano fue ácida:  “¿Puede acaso América Latina estar más primarizada que como está hoy?”

Es este el momento en que todo el sector productivo agroindustrial y de economías regionales  –como el caso paradigmático del aceite de oliva – estudie las implicancias  inevitables del “Tratado” y que en la Argentina resurja la voluntad y las políticas de Estado para recrear las industrias nacionales que perdimos en los últimos 50 años.-

(C.C.G. Informe)

Seguinos en redes

Recibir Newsletter