Infofrut Argentina

IMPORTACION Y EXPORTACIÓN En el período Enero a Octubre

3 minutos de lectura

La importación de bananas en el período alcanzó a 335.366,84 kilos por un valor de U$S 168 millones.
La de paltas 12.057.810 kilos por un valor de 27.589.344 dólares.
La importación de melones 1.167.782 kilos por U$S 827.570
Pomelos: se importaron 851.000 kilos por U$S 650.000
Y también hubo importación de manzanas: 886.720 kilos por U$S 798.000

Estos son las principales especies frutícolas que se importaron en los primeros meses, pero la importación total de otras frutas y productos industrializados de frutas, alcanzarían los 300 millones de dólares.
En nuestro país se producen bananas, paltas, pomelos, kiwis, mangos, granadas, nueces, higos, etcétera que no alcanzan a abastecer el mercado interno.
No se explica por qué no se aumenta la producción de frutas habiendo demanda interna y externa insastifecha. ¿Acaso no exportamos limones, peras y manzanas en grandes volúmenes y además arándanos?
¿Acaso la especulación financiera con el dólar es la causa? Sin embargo, a pesar de las dificultades económicas de base que presenta la Argentina, se han exportado mayores volúmenes de peras, manzanas y limones y se ha llegado con arándanos a China.
¿Es que se requieren inversiones externas para estos sectores?
Chile ha conformado una gran estructura productiva y diversa, superior a nuestro país a partir de los año´70 pero lo hizo con inversiones externas de Estados Unidos (como la DOLE) e italianas y han diversificado más la producción y la exportación a pesar de la menor superficies aptas para los cultivos.
En materia hortícola también lo ha logrado, mientras Argentina solo se destaca con la producción exportable del ajo y otras menores.
Nuestra producción frutihortícola en su casi totalidad está en manos de empresas nacionales, si bien hay fuertes empresas extranjeras en limón, cítricos, manzanas y peras. Y radican en el país dos grandes multinacionales de la importación como Dole y Tropical Fruits.
La exportación de frutas y hortalizas así como el de otras producciones regionales se verían favorecidas si se eliminaran retenciones y algunas cargas fiscales, lo que permitiría incrementar la producción y exportación, con el beneficio que implica la entrada de divisas al país que es el punto débil de la Argentina por su pesada, y permanente deuda externa que padecemos desde hace décadas y que es la causa principal del país bimonetario con déficit comercial externo.
Y el caso emblemático es la producción de bananas.
Hasta los años ’90 habían 8.500 hectáreas del bananal de Salta y Formosa, que cayeron a menos de mil gracias a la Convertibilidad.
Actualmente se ha recuperado la producción en esas provincias pero no alcanzan y debería fomentarse su producción para bajar considerablemente la importación de Ecuador que llega por barco a Chile y de ahí por camión a nuestro país.
Fomentar esas producciones es una política necesaria porque se trata de economías regionales que asientan trabajadores y población en las provincias.
El otro “cuello de botellas” de la producción fruthortícola es la menor capacidad de la industria de la maquinaria y la tecnología para la producción, exceptuando la industria del empaque de una gran empresa como Prodol.

Seguinos en redes

Recibir Newsletter