Infofrut Argentina

La ley

2 minutos de lectura

El proyecto establece un marco regulatorio de la cadena de producción de cannabis,
incluyendo la investigación científica con vistas a satisfacer el mercado local y generar exportaciones.

El marco normativo enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso busca “desbaratar el mercado informal de aceites y otras preparaciones herbarias irregulares que existe en
la actualidad y terminará con la proliferación de productos que carecen de cualquier
tipo de control respecto de su composición y calidad”.
Además, se aclara que “si bien el cáñamo no es un estupefaciente en los
términos de la ley penal por no generar efectos psicoactivos, resulta necesario
regular y controlar la actividad para evitar que en los cultivares de cáñamo se
oculten cultivos ilegales de cannabis psicoactivo”.
Al momento de analizar las solicitudes de licencias para producir cannabis medicinal o
industrial, se establecerán requisitos y antecedentes que se solicitarán al peticionante,
con el fin de “maximizar los controles destinados a prevenir actividades ilegales,
incluyendo el lavado de activos”.
En el otorgamiento de las licencias, la ARICCAME contemplará “el propósito de
contribuir al desarrollo de las economías regionales y de promover la actividad de
cooperativas y de pequeños y medianos productores agrícolas”.
Kulfas agregó que “esta es una industria que se puede desarrollar de manera
desconcentrada porque hay espacio para todos: para las pymes, los productores
pequeños y las grandes empresas”.
El funcionario aseguró que una vez que sea sancionada la ley, permitirá la “creación
de empleos de calidad, la generación de divisas por exportaciones y
oportunidades de desarrollo para todo el país”.
“Los cálculos conservadores indican que de aquí a 2025 se crearán diez mil nuevos
empleos”, dijo.
Además, vaticinó que, por año, la industrialización generará “500 millones de
dólares de ventas al mercado interno y 50 millones de dólares de
exportaciones”.

La principal actividad productiva agroindustrial de La Rioja es la olivicultura y la
vitivinicultura, habiendo caído la producción de jojoba.
También lo es el procesamiento industrial del tomate y la producción frutícola y
obviamente así como el aceite de oliva y la exportación de aceitunas de mesa.
No obstante parece haberse privilegiado desde Nación y Provincia el desarrollo
del cannabis. El Cluster olivícola planteó hace ya varios años, políticas
energéticas para el riego quese requiere para el desarrollo de la olivicultura cuyo
potencial para el aceite de oliva es enorme frente a la demanda internacional y el
bajo nivel de consumo del mercado interno.

Seguinos en redes

Recibir Newsletter