Infofrut Argentina

Cambio climático, medio ambiente y desarrollo

4 minutos de lectura

En nuestra edición de Junio de 1993 analizamos la ECO ’92 realizada en Río con la presencia de Jacques Yves Costeau escríbíamos :
“Las voces de alarma se suceden: científicos, ecologistas, religiosos, hombres y mujeres d todo el mundo denuncian día a día los signos de un proceso sistemático de explotación irracional de los recursos naturales, de contaminación creciente del medio ambiente, y de un modo de produción que va agotando los recursos fósiles y naturales, generando desechas tóxicos a niveles incompatible con el medio ambiente apto para el desarrollo humano”

Los Estados Unidos, se expresaba, “tienen el 5% de la población mundial. Usa el 25% de la energía mundial. Emite el 22% de todo el CO2 producido y cuenta con el 25% del Producto Global Mundial.
La India tiene el 16% d la población mundial, usa el 3% de la energía mundial y emite el 3% de todo el CO2 producido y cuenta con el 1% del Producto Global mundial.”
A 30 años del ECO ’92 ya somos 8.000 millones de habitantes del planeta.
En 1990 éramos 6.000 millones.

“El presupuesto militar mundial por año es de Un Billón doscientos mil millones de dólares. Cien millones de personas trabajan directamente en la industria bélica. Japón y Alemania participan también de la industria militar pesada, después de una proscripción de 40 años.
Todos los meses, por lo menos 10 barcos cargueros arrojan residuos tóxicos en forma ilegal en el Océano Indico o en el Atlántico Sur. Anualmente se tiran 20.000 millones de toneladas de desechos al mar. El 90% permanece estancado cerca de las costas.
La ingeniería química ha elaborado unas 70.000 sustancias compuestas nuevas a razón de 1.000 por año cuyos efectos acumulativos en la Tierra todavía se desconocen.
En la década pasada 11 millones de hectáreas del área forestal tropical han desaparecido. El incremento del uso de pesticidas químicos está dañando severamente los suelos agrícolas, cursos de agua y napas freáticas.”

Estas y muchas más resultados del efecto devastador de las guerras, y la intensificación de la explotación irracional de los recursos para ello, agudizó el cambio climático que se observan cada día en casi todo el planeta.
Y debido a la irracionalidad de la explotación, crece el hambre, la pobreza y las enfermedades en más de un tercio de la humanidad. Solo un tercio de ella, disfruta de los bienes, los paraísos turísticos y las riquezas.
Maurice Strong quien fuera el presiente de la Cumbre sobre la Tierra en Eco’92 dijo:
“Sin modificar los patrones que guiaron el desarrollo de los últimos años, el planeta está frente a un callejón sin salida. Los gobiernos, verdaderos responsables de ejecutar los cambios a los que el mundo se comprometió en Río, no han cumplido con el espíritu de la Eco’92.”

Y todos los datos se han agravado
Hoy en día e 80% de la deforestación es el resultado del crecimiento poblacional Si el crecimiento continúa al ritmo actual (China 1.450 millones y la India 1.400 millones y el incremento en Asia y Africa, hasta el año 2050, una superficie de 5,9 millones de kilómetros cuadrados de tierras, deberían ser destinadas a la agricultura, caminos y usos urbanos. Pero la deforestación avanza más rápidamente que la reforestación.
Se debe determinar si el suministro de alimentos puede cubrir la demanda futura, cuantificando el área susceptible de sr cultivada. . Globalmente, podrían ser cultivadas un máximo de 3.600 millones de hectáreas de tierra de las que las mayores reservas se encuentran en los países tropicales.
Pero la contumacia de los países más poderosos y desarrollados, lejos de cambiar la super explotación de los recursos en sus propios países y la exacción de los minerales y fósiles que extraen de la mayoría de países del mundo, han intensificado todos los factores que llevan a las guerras entre ellos y en otros países entre sí.
Con los resultados del cambio climático provocado por la generación del CO2 que genera la irracionalidad del desarrollo y la super explotación de los recursos energéticos – (I.FH. CCG)

Seguinos en redes

Recibir Newsletter